viernes, 26 de diciembre de 2014

Entrevista a Zahara - Cantautores 2014




Este sábado se celebra la final del  XVI Certamen de Jóvenes Cantautores en el Gran Teatro de Elche

Un año más, cinco jóvenes finalistas de toda España disputarán, cargados de ilusión y nervios, por conseguir uno de los siguientes premios: mejor canción, mejor letra,  mejor música, el premio especial del público, al mejor acompañamiento musical y a la mejor canción en valenciano. Y como no, volveremos a deleitarnos con el ganador del pasado certamen, Daniel Guantes.

El broche de oro a la gran noche de los jóvenes cantautores en Elche lo pondrá Zahara. ¿Te gustaría saber algo más de ella? Nos lo cuenta ella misma.

Estamos ya en el XVI Certamen de Jóvenes Cantautores, cita que para muchos artistas supone un paso más en un camino que no es fácil... ¿O sí?
No es nada fácil, pero tal y como están las cosas cuál es el camino sencillo?  Vivimos unos tiempos, además, que dedicarse a cualquier cosa relacionada con la cultura tiene además, unas complicaciones extra, así que sí, bienvenidos sean este tipo de certámenes donde se abren otras puertas, se pone un escenario a disposición del que quiere compartir su arte con el mundo y así tener la posibilidad de dar un paso más.

Se hace camino al andar” y tú llevas mucho tiempo caminando, pero ¿cuándo es Zahara consciente de que esto de la música es su vida y se dedica por entero a ello?
La verdad es que fue al revés. Siempre había cantado y me encantaba, la composición y la creación están en mí desde niña, pero nunca pensé que podría dedicarme a esto, precisamente por las dificultades que hablaba antes. Fue un día, con unos 20 años que me vi pagando el piso de alquiler donde vivía en Granada con el dinero que había ganado gracias a los conciertos que daba en pequeñas salas de allí. Fue entonces cuando vi que unir la pasión de mi vida y el trabajo era posible y que si este mundo era mi oficio tendría que dedicarle tiempo y esfuerzo.

¿Supone este amor por la música algún que otro sacrificio en otras facetas de tu vida?
Muchos. Todos.
Desde muy joven tenía que cuidarme mucho la voz, y hacer pequeños sacrificios que para entonces eran enormes, como no salir antes de los conciertos, cuidarme en exceso… Conforme he ido viviendo de esto me he dado cuenta de otras cosas que sacrificas más complicadas, como la rutina y la estabilidad. Pero también descubres que esa forma de vida estar en ti, para poder llevarla a cabo. Si estás preocupado por no estar cada noche a las 9 cenando frente al televisor, igual esto no es lo tuyo. 
La verdad es que la falta de sueño, los viajes, la inestabilidad, se olvidan cuando estás en el escenario. Tiene tanto poder ese lugar que hace que lo demás merezca la pena. 

El amor por la música lo deducimos, sí, pero atendiendo al título de tu último trabajo, La Pareja Tóxica, ¿puede decirse que éste nace, no precisamete, de amar y ser amado?
Nace del desengaño y para llegar a él hay varios caminos. 
A veces, incluso, el amor correspondido. 
Hay espacio para todas las tristezas en este disco y por desgracia, algunas vienen de la falta de amor y otras de cómo este amor nos transforma y nos convierte en seres complicados que no saben lidiar con él.
En este disco hay desengaño, no siempre amoroso, pero sobre todo hay una asimilación de la realidad desde la calma, desde la tranquilidad, desde lo vivido, asumiendo que las cosas no siempre son como esperamos y aún así, aquí seguimos.

Pregunta obligada, aunque manida... ¿Es más difícil crear o presentar el disco? ¿Se hace más complicado darle forma desde el principio o ir asimilándolo y ofreciéndolo al público en los directos mientras se perciben sus respuestas?
Hmmm, es complicado. En el proceso de creación sólo hay libertad. Eres tú contra tus emociones y contra esas historias que tratan de reflejar cómo te sientes. Pero no hay juicio, al menos no en el momento exacto de hacer una canción. Cuando estás en el escenario ya no estás sólo y para ti, si no que te subes ahí a compartir algo y quieres que se entienda, si no, no se haría. Ahí convergen distintos criterios. Por eso se piensa un repertorio, se tiene en cuenta qué ciudad, qué publico, qué escenario hay y en función de eso se prepara de una manera o de otra. Cuando ya estás ahí arriba, el trabajo personal ha pasado a un segundo plano y te encuentras en otro más profesional y cada uno tiene lo suyo. A veces da más miedo estar a solas con tu pasado y otras tener que explicárselo a la gente. 

¿Darías algún consejo a los jóvenes que quieran estrenarse en esto de entrar al estudio a grabar sus canciones?
Puedo decir algo que a mí me funciona pero cada persona lo vive de una manera.  Yo les diría que estén tranquilos y seguros de lo que se va a hacer en ese momento. Elegir bien las canciones, no tener prisa, no seguir un patrón comercial si no puramente personal. A veces nos equivocaremos, pero hacerlo con la tranquilidad de que ha sido nuestro error y no el de otro se convertirá en un tramo más didáctico que traumático. 
Hay que querer las canciones que se cantan y se graban y no hay que tenerles miedo. Hay que disfrutarlas.

Cantautora, aunque también pareja de canción con algunos artistas, como Los niños mutantes o Love of Lesbian. ¿Es complicado poner voz a una canción que no nace de tu puño y letra?
Mucho. 
A mí me resulta muy complicado, por eso cuando tengo que cantar canciones con otros me lo tomo con muchísimo respeto y trato de ser lo menos invasora posible. He tenido suerte a la hora de cantar con gente a la que admiro y que sus canciones ya significan mucho para mí. Esto hace que sea más sencillo, pero no deja de imponer estar al lado de la persona que está cantando sus emociones y tú al lado acompañándole e intentando que sea mejor así.

¿Qué te parece que se sigan celebrando Certámenes como el de Jóvenes Cantautores que tiene lugar aquí, en Elche? ¿Tú has participado en algún certamen de este tipo? ¿Te ha abierto muchas puertas?
Me parece maravilloso. Ojalá no decaiga nunca. 
Cuando tenía 16 años me presenté y gané el Certamen de Canción de Autor Andaluz que se celebraba en Jaén. Para mí fue determinante a la hora de querer dedicarme a esto. Vi que era posible, que había una vía, un camino como decíamos antes. La promo que tuve, el apoyo mediático y económico me ayudaron a grabar mis primeras canciones y a enfrentarme a mi voz y mis letras en un disco. Eso es muy valioso porque no todo el mundo tiene la oportunidad de hacerlo. 
En todos los Certámenes que he estado la competición no ha sido tal,  se ha llevado siempre de manera generosa entre los participantes y yo siempre he aprendido mucho al tener que enfrentarme a otras personas que hacían lo mismo que yo. Siempre acababa conociendo a otros cantautores, entendiendo cómo está el panorama y llevándome a casa, si no premios, sí muchos momentos que me inspirarían en el futuro.

¡Os esperamos el sábado 27 de diciembre a las 21:00!

No hay comentarios:

Publicar un comentario